Después de la renuncia de Francisco Ramos Soberanis al frente de la Autoridad para el Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago de Amatitlán (Amsa), Pérez confirmó que nombró para ese puesto a Marlon Douglas Valladares Solares.

El gobernante afirmó que Ramos dejó el cargo por “problemas personales”; sin embargo, su salida ocurrió en medio de la polémica que generó la contratación de una empresa por más de Q137 millones que iba a aplicar un químico para limpiar el Lago de Amatitlán.

Debido a la postura en contra de científicos y de agrupaciones ambientales, la vicepresidenta Roxana Baldetti ordenó suspender las aspersiones y conformar una mesa técnica para que se evalúen las posturas.

Este día se reunieron los interesados en conformar la comisión, pero no se llegó a ningún consenso, por lo que pactaron una nueva junta. Entre los asistentes estuvo la ministra de Ambiente, Michelle Martínez.