En medio del escándalo por un caso de corrupción que involucra a uno de sus hijos y a su hermano, el presidente Jimmy Morales emprende esta semana un nuevo viaje fuera del país.

Su primer destino es Nueva York, para participar en el 71 periodo ordinario de sesiones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El jueves ofrecerá en la asamblea su primer discurso como gobernante.

Aún no se conoce de lo que hablará, aunque hay bastante expectativa sobre cómo se pronunciará por las recientes fricciones diplomáticas con Belice.

El vicecanciller Carlos Martínez informó que tendrá encuentros bilaterales con sus homólogos de México, de Colombia y de Perú. En la agenda también se prevé una reunión con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon y con los representantes de la Organización Mundial del Trabajo y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Además, participará en el lanzamiento de una iniciativa del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef, en inglés) en la lucha contra la desnutrición.

El jueves por la tarde se traslada a Washington. Un día después, junto con los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; y el de Honduras, Juan Orlando Hernández, se reunirá con el vicemandatario de EE. UU., Joe Biden, para discutir los avances del plan de la Alianza para la Prosperidad.

Esta será la cuarta reunión en lo que va del año de los tres gobernantes con Biden. Además, se prevé diálogos con empresarios y migrantes guatemaltecos.

De Estados Unidos viaja a Colombia. El lunes 26 de septiembre será “testigo de honor” en la ceremonia formal de la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC.
La actividad se llevará a cabo en Cartagena de Indias.