Durante una reunión con miembros de la Cámara de Comercio Guatemalteco-Americana (AmCham), el presidente Jimmy Morales reiteró que “existe una crisis en las finanzas públicas”.

“Los compromisos para enero son de Q7 mil millones, pero los ingresos son poco más de Q4 mil millones. La caja fiscal inició el año con un saldo negativo de Q600 millones”, expuso el gobernante.

“Pero no se asusten, tenemos una ruta, pero la tenemos que caminar juntos. Tenemos que pagar la deuda, está la colocación de bonos y la flexibilidad de la caja fiscal para atender los compromisos. Además, se le propondrá al Congreso modificaciones al presupuesto de este año para que se podamos atender nuestras obligaciones de una manera programada y responsable”, aseguró.

Agregó que ya se trabaja en una reforma profunda en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

Una vez más afirmó que su gestión será transparente y que habrá calidad en el gasto público.

Por su parte, el exministro de Finanzas, Dorval Carías, aseguró que lo que se dejó de recaudar en impuestos el año pasado equivale al presupuesto total del Ministerio de Salud. También aseguró que el primer reto del gobierno es conseguir recursos para pagar la nómina.