Juan Orlando Hernández y Jimmy Morales sostienen una reunión privada en la finca Santo Tomás, en Escuintla. Los presidente de Honduras y Guatemala quieren hablar de propuestas claras en un problema de seguridad que tienen en común, las pandillas.

Oliver de Ros

Foto:

El mandatario hondureño dijo, tras su arribo a la Fuerza Aérea Guatemalteca, que implementar acciones contra esos grupos criminales a nivel regional es un componente importante en la aspiración de los países del Triángulo Norte de Centroamérica para que se pueda implementar el plan Alianza para la Prosperidad, auspiciado por Estados Unidos.

El gobierno de Barack Obama obtuvo US$750 millones para Centroamérica, con el objetivo de que Guatemala, Honduras y El Salvador tomen acciones para el desarrollo de sus ciudadanos, pero también en el combate a la criminalidad, y las pandillas resultan ser un problema que pareciera rebasar a las fuerzas de seguridad.

Presidencia

Foto:

“Las maras tienen una sincronización de acciones y una fluidez de información, por lo que los Estados tenemos que hacer lo mismo”, comenzó Hernández antes de su reunión con su homólogo guatemalteco.

El presidente de Honduras considera que es el momento de estructurar un esfuerzo entre Guatemala, Honduras y posiblemente El Salvador que llegue a un punto donde se pueda emitir una orden de captura contra pandilleros pero ejecutarla en otro distinto, siempre del Triángulo Norte, explicó el mandatario.

Presidencia

Foto:

Hernández opina que eso hará más pronta y efectiva la justicia, hecho que hará ver al Estado con poder más disuasivo y así reducir “la ola criminal”, enfatizó.

En próximas reuniones el mandatario hondureño espera que también participe el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, por la necesidad de poseer información de las pandillas a nivel regional.