Ileana Alamilla, presidenta de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) se mostró preocupada por el incremento de agresiones y ataques a reporteros y periodistas.

Cada 3 de mayo se celebra el Día mundial de la libertad de prensa , un ejercicio que en países como el de Guatemala se ataca para mantener la impunidad.

  ¿Cuál es la evaluación de la liberta de prensa?

Vemos un aumento de las violaciones a la libertad de expresión, en los últimos años, tenemos aproximadamente 23 periodistas asesinados, y desafortunadamente todavía no hay sentencia. En 2015 se reportaron 111 agresiones y 30 amenazas y en el transcurso del año se han registrado 22 hostigamientos más lo que ha sucedido esta semana contra periodistas   de la revista “Contrapoder”. A la vez, ha habido tres asesinatos, 14 intimidaciones, cinco agresiones y seis acosos, además, un intento de asesinato de un reportero de Coatepeque al que le tuvieron que amputar un dedo. La situación de inseguridad, la criminalidad y la narcoactividad atentan a la libertad de prensa hacen daño irreversible al gremio y ante esto como estamos accionando ante esta gravedad de la situación.

¿Cómo perjudica los ataques a periodistas la libertad de prensa?

Se han venido denunciando dichas agresiones, por un lado son la censura y autocensura, porque muchos periodistas después se inhiben de abordar ciertos temas o hacer ciertas coberturas porque saben que puede tener un efecto irreversible para su seguridad y su vida. También hay otro aspecto que es el perjuicio a la sociedad porque se le limita el derecho a saber,   el derecho a contar con la información, entonces es muy riesgoso para la democracia continuar con esta escalada de agresiones porque seguiremos siendo calificados entre los países que no respetan la libertad de prensa, en el informe de la SIP, el de Reporteros Sin Fronteras y hoy de Freedom House aparece la región centroamericana, especialmente Honduras y Guatemala como países donde hay riesgos para los periodistas, lo que no se puede exhibir con orgullo, como gremio jugamos un papel importante en la sociedad.

¿Hay compromiso de los políticos a respetar la libertad de prensa?

Muchos de los señalados como agresores son precisamente agentes del Estado, autoridades locales, políticos y guardaespaldas, que buscan cobijarse en algunas herramientas que permiten impunidad. Tenemos que denunciar para quitar el candado a la impunidad, si no denunciamos jamás se van a esclarecer los casos.

¿Cómo trabajan en un programa de protección de periodistas?

Está avanzado, una de las ventajas que tenemos ahora es la construcción conjunta con periodistas departamentales que han planteado sobre qué esperan del Estado, cuáles son sus principales problemas para el ejercicio periodístico y quiénes son los supuestos agresores, lo cual sirve para elaborar el relanzamiento del programa de protección que busca ser eficiente, eficaz, ágil y oportuna para todo el gremio. Hemos encontrado liderazgos de las principales entidades de prensa y estamos actuando de manera democrática haciendo llegar nuestros planteamientos, tenemos preocupaciones, ya que siempre hay intenciones de dividir el gremio.