Las calles y las avenidas aledañas a la Catedral Metropolitana, en la zona 1, estuvieron cerradas por varias horas este domingo. Poco a poco miles de católicos comenzaron a abarrotar la Plaza de la Constitución.

El motivo fue el cierre del Congreso Eucarístico Arquidiocesano, que estuvo encabezado por el arzobispo metropolitano, Óscar Julio Vian, y el cardenal mexicano Norberto Rivera, delegado del papa Francisco.

Durante la actividad, los feligreses realizaron oraciones sobre todo, abogando por las diversas problemáticas del país, donde se trataron temas como la  violencia y los casos de corrupción.

Declaraciones a medios

Durante una conferencia de prensa, el delegado del papa les hizo un llamado a las autoridades para que les den un “trato humano” a los migrantes. Mientras que Vian pidió que “no se les criminalice”.

Al cuestionarle a Rivera sobre una futura visita de Francisco a Guatemala, respondió: “sigan insistiendo con las invitaciones”.