Mario Orantes, sacerdote católico condenado por la ejecución extrajudicial en grado de complicidad contra el obispo Juan José Gerardi Conedera en 1998, fue visto este jueves en la Torre de Tribunales.

Kenneth Monzón

Foto:

Pero contra Orantes ya no existe un proceso penal abierto. Su presencia en el recinto de justicia se debe a que acompaña al obispo Álvaro Ramazzinni, quien fue citado para declarar en el juicio contra líderes comunitarios sindicados de detenciones ilegales, instigación a delinquir y coacción. El sacerdote contó que ahora cada jueves viaja a Fraijanes para celebrar misa.

El debate oral y público se lleva en el Tribunal de Mayor Riesgo A, que preside Yassmín Barrios. Se trata de los hechos ocurrido Santa Cruz Barillas, Huehuetenango donde comunitarios expresaron su rechazo a la instalación de una hidroeléctrica.

Kenneth Monzón

Foto:

El cura Orantes esperaba afuera de la sala del tribunal junto al capellán general, Gonzalo Cano.

Orantes se encuentra libre desde enero de 2013 tras un recurso de redención de penas aceptado en diciembre de 2012.