El presidente de la Cámara de la Construcción, Pelayo Llarena, afirmó que que el precio de la vivienda social podría aumentar hasta en 6 por ciento debido al nuevo impuesto al cemento que aprobó el Congreso de la República en el presupuesto del próximo año.

Llarena expresó su preocupación por el nuevo tributo. “El sector de la construcción puede tener pérdidas de hasta 20 mil empleos”, aseveró.

El titular de esa cámara empresarial expuso que analizan si presentarán algunas acciones legales. “Al final, quien sufrirá será el consumidor”, añadió.