El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, arriba este viernes a Guatemala para reunirse en privado con su homólogo guatemalteco, Jimmy Morales y, pedirle, que "unan esfuerzos contra la violencia".

El encuentro, que se celebrará a puerta cerrada, tiene como propósito, de acuerdo con el propio Hernández, tratar con Guatemala, y próximamente también con El Salvador, una fuerza trinacional para combatir las pandillas que operan en los tres países.

La reunión privada se realizará en la finca Santo Tomás, en Escuintla. 

"Es importante tener el apoyo entre los países para lograr mejores resultados en los esfuerzos que cumplen las fuerzas de seguridad y el sistema de justicia”, expuso el portavoz de la Presidencia, Heinz Hiemann.

El funcionario explicó que Hernández será recibido por Morales para analizar el tema y discutir las acciones que se puedan echar a andar. Indicó que la coordinación involucraría a instituciones a cargo de la seguridad y justicia como Gobernación y la Fiscalía.

Guatemala integra, junto con Honduras y El Salvador, el llamado Triángulo Norte de Centroamérica, considerada una de las zonas más violentas del mundo tanto por el aumento del narcotráfico, las pandillas y la presencia de aliados de los carteles mexicanos, como por la debilidad de las instituciones estatales.

Para hacer frente a esa violencia y a la falta de oportunidades que provoca la inmigración, el pasado febrero, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, solicitó al Congreso una partida presupuestaria para 2017 de US$750 millones de ayuda a Centroamérica. Esos recursos se sumarían a los otros US$750 millones aprobados por el Congreso en diciembre pasado para impulsar el Plan de la Alianza para la Prosperidad.