Debido a la problemática de contaminación que se originó en el río La Pasión en Sayaxché, Petén, el Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala, emitió un comunicado de prensa en el que expresa su profunda preocupación.

“Se considera fundamental que la investigación iniciada por el Ministerio Público sobre delitos ambientales tome en cuenta los tratados internacionales en materia de protección y defensa ecológica suscritos por el Estado de Guatemala, tales como la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Convenio sobre Diversidad Biológica, con la clara intención de erradicar la impunidad ambiental en el país”, se consigna.

Además, se exhorta a que el Estado de Guatemala apoye la aplicación del Convenio de Rotterdam. “El cual promueve la responsabilidad en el comercio de productos agroquímicos peligrosos, siendo sujetos al procedimiento de consentimiento fundamentado previo para proteger la vida, contra los riesgos derivados del uso de sustancias tóxicas”, se detalla.
 
También se insta al Estado guatemalteco a redoblar esfuerzos para garantizar la sostenibilidad de la vida en todas sus expresiones, la protección de las personas y comunidades y la reducción de las vulnerabilidades que esta situación ha generado en el área.

“Se debe revisar y mejorar los patrones de consumo y de producción de alimentos, garantizando una lógica sostenible que respete los derechos de las futuras generaciones, enfatizando la imperiosa necesidad de diseñar e implementar mecanismos de resiliencia ante los efectos del cambio climático y otras derivaciones del manejo irresponsable del ambiente”, se lee en el boletín.