Impacto

Los datos del banco Central reportan los sectores económicos que influenciaron para el crecimiento observado a julio.
• Alza. El desempeño se registró en el comercio, intermediación financiera, seguros y actividades auxiliares, manufacturas, servicios privados, transporte y agricultura.
• Propósito. El IMAE sirve para combinar la disponibilidad de información con frecuencia.
 

El comportamiento que reflejó la economía hacia julio incidirá en que el crecimiento no supere el 4%.

El Banco de Guatemala (Banguat) presentó la evolución del Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE), el cual creció 3.6% en el séptimo mes, es menor al desempeño que se observó en julio del año pasado.

De acuerdo con analistas, el principal factor que repercutió fue la crisis política derivada del destape de corrupción por las autoridades en abril.

Erick Coyoy, catedrático de la Universidad Rafael Landívar, explicó que la crisis política incide en la tendencia de la economía, la cual es a la baja y difícilmente habrá un cambio en los meses restantes.

Coyoy resaltó que aunque el IMAE no se acerca al crecimiento del Producto Interno Bruto, este será menor al proyectado a principios de año, que fue arriba de 4%.

“En el proyecto de presupuesto para 2016, el Banguat hizo una revisión a la baja del crecimiento económico, por lo que se observa que hubo una baja en la importacion de bienes de capital, lo cual hace que dicho sector sea productivo”, mencionó el entrevistado.

La analista de la Asociación de Investigaciones y Estudios Sociales (Asíes) Claudia García añadió que entre los factores que repercutieron en el desempeño son las condiciones políticas, ya que los agentes económicos pueden estar a la expectativa de qué pasará en el país para invertir.

García considera que también pudo haber afectado que por ser año electoral los empresarios esperan a tener certeza de quién será el nuevo presidente e invertir.

Erasmo Velásquez, director de la Escuela de Economía de la Universidad de San Carlos de Guatemala, aseguró que la observación en el IMAE se refleja la desaceleración económica, lo cual habrá que la Junta Monetaria revise las proyecciones de crecimiento del PIB para este año que puede ser entre 3% y 3.5%.

Velásquez consideró que la baja en el índice se debe a factores externos, como la importación de bienes de capital, por lo que descartó que la crisis política haya sido el principal factor interno de la desaceleración de la actividad productiva, sino que hubo una baja en el gasto público en diferentes áreas.