La Policía y la Dirección de Asistencia y Atención al Consumidor han intensificado las supervisiones en las ventas de juegos pirotécnicos en la capital.

Están prohibidos las ventas de silvadores o canchinflines. Los vendedores deben tener agua en baldes, extinguidores y evitar que niños permanezcan cerca.