Como parte del reparo a los agentes de la PNC que cumplieron con el mandato de acompañar a los fiscales durante una orden de captura, se determinó que la población le pida disculpas por solicitud de la asesora legal de la Comisaría de Chimaltenango, Kathy Albizures.

Todo se originó luego de un hecho violento ocurrido en San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, en abril pasado, en el que resultaron gravemente heridos dos agentes de la PNC.

Los agentes de la PNC en conjunto con el Ministerio Público se disponían a ejecutar dos allanamientos para captura a un hombre acusado de asesinato. Como consecuencia, los pobladores dejaron gravemente herido de 13 machetazos al agente Santos Esquit Chicay; así mismo resultó herida otra agente, Erika Marroquín.

En el hecho participó un alcalde auxiliar, quien portaba un arma de fuego.

El día de los hechos fueron capturados cuatro personas quienes luego del proceso legal, fueron sentenciados a dos años y medio de prisión.

Sin embargo, el agente atacado de gravedad, también fue enjuiciado y hasta la fecha continúa en prisión.

El objetivo del acto es crear conciencia en la población sobre las actuaciones de la PNC en cumplimiento a los mandatos legales, respeto a la autoridad y convivencia pacífica.