Luego de que el sector privado afirmara que “es el momento de hablar” de una reforma fiscal, la Asamblea Social y Popular (ASP) rechazó cualquier idea de aumentar los tributos para la población.

“Cualquier incremento a los impuestos indirectos impacta en el bolsillo de los que tienen menos ingresos. La reforma fiscal debe realizar ajustes progresivos al Impuesto sobre la Renta (ISR) y no una reducción, que solo beneficia a los estratos socioeconómicos más altos de la población”, esta es la postura de la ASP, después de que el Ejecutivo y los empresarios hablaran de una posible reforma fiscal. 

“Estamos de acuerdo con un diálogo fiscal integral en el que estemos representados todos los sectores, sobre la base de una propuesta concreta”, afirmaron integrantes del la ASP.

“Es un llamado a los sectores para que dialoguemos y contribuyamos todos en hacer un esfuerzo para subir los niveles de recaudación y se atiendan las necesidades en salud, educación e infraestructura”, afirmó José González-Campo, titular del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras.

El presidente Jimmy Morales confirmó que se prepara una propuesta. “Hemos revisado la posibilidad de volver a lo que era más eficiente e incentivar a las personas a que exijan su factura y que generen esos beneficios”, agregó.