Pérez aseguró que no se dejará chantajear ni aceptará presiones para decidir la continuidad de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

“No me voy a dejar chantajear, no aceptaré presiones y no voy a dejar que se me imponga”, enfatizó el gobernante.

El mandatario reiteró que no aceptará la “intromisión” de algunos sectores e incluso de funcionarios de otros países. “A presiones no voy a responder”, aseguró el mandatario.

Enfatizó que al recibir el documento que elabora la mesa técnica que evalúa el trabajo que esta oficina de la ONU ha realizado en el país, se tomará su tiempo para tomar una decisión.

“Con o sin la CICIG, el país cambiará si se hacen reformas profundas a la Constitución, como las que presenté hace dos años y aún están engavetadas en el Congreso”, afirmó el gobernante.