Será muy difícil que el Congreso de Estados Unidos apruebe los US $ 1 mil millones, sino hay compromiso de limpiar el sistema", añadió el funcionario estadounidense.

A pesar del espaldarazo del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), el mandatario Otto Pérez aseguró que "no aceptará" imposiciones para tomar una decisión sobre su continuidad.

Antes de dejar tierras guatemaltecas, Biden dejó un mensaje claro. “El problema de la impunidad es muy grande, por lo que es muy importante la continuación de la CICIG en Guatemala, aunque es un decisión soberana”, aseveró.

Pérez fue tajante en su respuesta. "Por el momento seguimos con el proceso de evaluación de esa oficina de la Organización de las Naciones Unidas, pero cuando hablamos de los planes como el de la Alianza para la Prosperidad hemos asumimos compromisos pero una cosa es asumir responsabilidades y otra es una imposición. Imposiciones que, estoy seguro, ninguno de los tres países del Triángulo Norte las aceptará. Aquí la CICIG no fue una imposición fue una solicitud que se hizo en el tiempo de Alfonso Portillo", aseguró Pérez.

El gobernante enfatizó que para tomar una decisión sobre la extensión del mandato de la CICIG, que culmina en septiembre.

Según el vicemandatario estadounidense, si se espera que haya apoyo monetario del Legislativo de su país para impulsar los proyectos de la Alianza para la Prosperidad, debe haber continuidad de la comisión y compromiso para fortalecer el sistema de justicia. "Será muy difícil que el Congreso de Estados Unidos apruebe los US$1 mil millones, sino hay compromiso de limpiar el sistema", añadió.