En breve

Díganos una palabra por cada una de estas opciones

• “Charlie Hebdo”. Terrorismo
• Tres Erres. Guerra
• Aborto. Contra la vida
• Militares. Servicio público
• Guerrilla. Ideología
• Baldetti. Vicepresidenta
• Federico Mora. Problemas
• Matrimonio homosexual. Nuevas tendencias
• “elPeriódico”. Medio de comunicación
• CICIG. Justicia
• Baldizón. Candidato
• Cacif. Sector privado
• Genocidio. Delito
• Rosita. Mi esposa
• Vacaciones. Descanso
• Cremas. Pentacampeones

Está a pocos días de cumplir su tercer año como presidente ¿Qué piensa hacer durante estos 12 meses que le quedan? El objetivo principal estará centrado en los tres grandes pactos (Hambre Cero, por la Paz, Justicia y Seguridad y el de Competitividad), enfocando los esfuerzos en la seguridad, en la reducción de la desnutrición crónica y seguir impulsando la competitividad y el crecimiento económico.
¿En qué temas cree que tendrá mayor éxito? Espero que en todos, pero estoy convencido que en el tema de seguridad por la línea en las que hemos trabajado de descenso en los hechos delictivos y en la tasa de homicidios, creo que esa tendencia va a continuar. Esperaríamos entregar el gobierno con una tasa de 27 o 28 homicidios por cada cien mil habitantes, lo que pone a Guatemala en otro plano. Lo saca de los países más violentos.

Dice sentirse desilusionado porque han calificado a su gobierno como uno de los peores en la era de la democracia. Más allá de la desilusión, ¿qué valor le da a esa percepción? Siempre se comenta que el gobierno de turno es el peor, pero con el tiempo se va valorando el trabajo. Creo que la percepción siempre viene detrás de la realidad y nosotros eso es lo que creemos, que no se ha percibido el trabajo de seguridad, la lucha contra el hambre, el crecimiento económico, entre otros. Los últimos meses del año pasado fueron complicados por la falta de recursos y eso obviamente causa frustración en la población.

¿Cree usted que se le ha juzgado mal? ¿En qué aspectos? Es difícil decirlo, porque hay temas que se ven desde distintos puntos.

De 1 a 10, ¿qué calificación se da? Con los problemas del año pasado creo que entre 5 o 6. Hablamos que tenemos la aprobación del 50% de la población para un cuarto año, estamos bien.

Si su Gabinete fuera un colegio, ¿cuál de sus ministros es el más aplicado y cuál está más cerca de repetir el año? Es muy difícil poner este tipo de calificaciones por que cada cartera es distinta. Sin embargo, por lo complejo y complicado que es el ministerio de Gobernación le daría la calificación más alta a Mauricio López Bonilla, lo ha hecho bien. Ahora, si le digo que repruebo a algún funcionario significa que lo estuviera removiendo de su cargo y por el momento no hay ningún cambio. Todos están arriba de los cinco puntos.

¿Quiere decir que habrá estabilidad durante este último año? Así es. Solo podría darse un cambio si se da un caso especial, pero de lo contrario no pensamos en salidas.

¿Cuál ha sido la decisión más difícil que ha tomado durante estos tres años? Continuamente hay que adoptar decisiones complicadas. Por ejemplo, remover a un ministro no es fácil o el año pasado cuando nos tocó decidir a qué Ministerios se les debía recortar recursos por la falta de presupuesto.

En 2012 usted declaró que su patrimonio era de Q9 millones. A la fecha, ¿de cuánto es? Obviamente ha crecido lo normal por cuestiones de salario y por otras actividades que tengo. Ahora está aproximadamente entre Q10.5 millones y Q11 millones.

¿Cuál es su sueldo? Aproximadamente de Q118 mil.

Qué evoca en usted la palabra genocidio, uno de los delitos por los que ha sido juzgado Efraín Ríos Montt. He mantenido mi postura, acá en Guatemala no hubo genocidio, lo que hubo fue un enfrentamiento armado interno que fue provocado por las dos grandes potencias del momento Estados Unidos y Rusia y lo que nos tocó fue poner los muertos por las ideologías que estaban en disputa en ese entonces. A mí me tocó estar en el campo de guerra. Entre el 70% y 80% de los hombres bajo mi mando eran indígenas. ¿Cómo pueden decir que hubo genocidio? Hoy se habla de los Ixiles, pero en el Triángulo Ixil hubo unidades del Ejército conformadas solo por sus pobladores. Estuve en el proceso de negociación de la paz y nunca se mencionó la palabra genocidio. Esto fue hasta después.

Usted calificó de un circo los juicios en el país ¿Lo sigue sosteniendo? Claro, me parece un circo cuando he visto correos electrónicos con invitaciones para acudir a las audiencias, cuando se dictó la sentencia y la presidenta de ese tribunal se paró y levantó las manos como si hubiera sido un gran éxito o que llegue a sentarse un embajador a los juicios, eso sí es ejercer presión, pero como presidente nunca me iría a sentar a esos lugares. Lo que se evidencia es que en esos casos perdemos nuestra estima como país, si nosotros dejamos que un embajador venga a mandar, qué clase de nación somos. No importa si es un diplomático de una potencia o de un país más desarrollado.

¿Aún cree que debe haber cambios en la Constitución para extender mandatos presidenciales? Guatemala es uno de los pocos países que tiene cuatro años para hacer gobierno y hay temas como seguridad o la lucha contra el hambre que requieren acciones en el largo plazo, al llegar al cuarto, que es electoral, ya cada ministerio de prepara para hacer la entrega y el relevo, allí es donde uno toma consciencia sobre este tema. Nosotros no tenemos ni reelección y el periodo es corto. En ningún momento tuve la intención de extender mi mandato ni lo estoy pensando para este gobierno.

¿Le bastará un año para que las personas cambien su forma de pensar respecto de su gobierno y que el PP continúe más allá del 2015? Creo que si. El año pasado fue complicado y difícil por una serie de temas. Somos positivos y vamos para adelante, la economía está creciendo. Seguimos avanzando en la generación de empleo y, aunque no se crece al ritmo que quisiéramos, el país se está moviendo.

En su discurso de toma de posesión anunció el Pacto Hambre Cero; sin embargo, la meta que se propuso de reducir la desnutrición en 10% no se cumplirá, ¿Por qué? Antes de tomar posesión hablé con los organismos internacionales especializados en el tema y me dijeron que 10% era una meta muy ambiciosa, pero al final dijimos que la aplicaríamos para que nos forzara a ponerle más compromiso al trabajo. El proceso para implementar la coordinación nos tomó el primer año, el segundo año logramos reducirla 1.7%, la próxima semana nos entregan los resultados de la encuesta de 2014 y el dato puede ser de 2%. Esperamos que al finalizar 2015 lleguemos en total al 6%. Esto sería histórico para el país.

Durante los últimos años se ha visto que no se cumplen las metas de recaudación de tributos, ¿por qué siguen proponiendo cifras elevadas? Cada año se ha tenido complicaciones. Hay explicaciones técnicas que ha hecho la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), pero creo que al final el tema estructural que nos afecta como país es la evasión de los impuestos y esto va de la mano de la capacidad de los controles y de la recaudación de tributos de esa dependencia. Por ejemplo, hay una evasión del 40% del IVA y casi un 60% del ISR. Platicando con el superintendente que estamos removiendo me ha dicho que la meta es elevada, pero que hay que realizar una serie de acciones para lograrla.

Una de sus principales críticas es que “la mano dura ha sido un fracaso”, ¿qué dice usted? Cuando nosotros hablamos de este tema nos referimos al apego de la ley, pero comprometidos con la respuesta que le debemos dar a la población. Muchos interpretan que la “mano dura” era que se iba a venir a desaparecer gente, a matar o a fusilar, esa era la interpretación.

La percepción hacia la Policía Nacional Civil no cambia y aún muchas personas tiene miedo de salir a la calle. Es algo que hemos logrado cambiar. En una de las últimas encuestas que hemos hecho casi el 50% de la población asegura que tiene confianza hacia esa institución, ha sido un trabajo arduo, pero hemos mejorado. Lograremos llegar a 35 mil agentes, habrá más cámaras de videovigilancia, los hemos dotado de armamento. Hay avances importantes. 

¿Por qué en materia de seguridad ha habido pocas leyes impulsadas desde el Ejecutivo? La más grande reforma que se pudo haber hecho desde este gobierno, pero que su aprobación no depende solo del Ejecutivo y de la bancada oficial, es la constitucional que, de hecho, el 70% era sobre el sector justicia. Ojalá que durante este trimestre se pueda retomar el tema. Pudiera ser un momento adecuado y aprovechar las elecciones para poner una papeleta más.

¿Cómo justifica la reciente polémica sobre la relación de Alejandro Sinibaldi cuando fue ministro de Comunicaciones y la empresa brasileña acusada de corrupción? Depende de cómo se quiera interpretar. No hay nada concreto, nosotros no tenemos ningún vínculo con esa empresa.
Este tema evidencia otro problema, las empresas ofreciendo sobornos a gobiernos para lograr contratos. ¿Usted ha recibido alguna propuesta de este tipo? No.

¿Cree que Alejandro Sinibaldi es el candidato idóneo para el partido oficial? Claro que sí, ha trabajado muy duro, ha estado en las discusiones desde que se fundó el Partido Patriota y conoce muy bien los lineamientos.

En alguna ocasión habló sobre legalizar el cultivo de marihuana y amapola. Encontró oposición, ¿por qué se quedó solo en el discurso? Esto lo llevamos por pasos. Primero instalamos una comisión para que realizará un estudio para determinar qué se puede hacer. En julio recibiremos sus recomendaciones y, dependiendo de sus conclusiones, presentaremos lo más adecuado.

Si tuviera la oportunidad de decirle algo a los candidatos a la presidencia ¿qué les diría? Que piensen en los principales temas, en los recursos que tendrán disponibles, que hay que tomar con seriedad la recaudación y el tema impositivo, eso merece una discusión ahora que son aspirantes. También que no ingresen pensando en que todo lo que se hizo fue malo, que no entren a barrer todo lo que se ha hecho, que evalúen lo que hizo. 

¿Cuáles cree que serán las diferencias más importantes entre las elecciones de este año y las anteriores? La mayoría de los aspirantes a la presidencia son de una nueva generación, son más jóvenes. Las redes sociales también jugarán un papel importante.

Se promocionó y se habló mucho sobre el corredor interoceánico, pero ya no se concretó. ¿Qué pasó? Faltó que los organizadores del proyecto lo abrieran más para que entraran inversores internacionales de peso para que realizaran los estudios de factibilidad y que pudieran otorgar los recursos para echarlo a andar. En lo personal lo lamento.

¿Al finalizar su mandato se va con la frente en alto? Me voy con la frente en alto, satisfecho. He hecho un esfuerzo muy grande, no he tenido vacaciones. Uno se puede ir con angustia, frustración o decepción, pero internamente es que se hizo el mejor esfuerzo y de haber servido al pueblo.