La Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) informó en su cuenta de Twitter que verificó la liberación del cauce del río Madre Vieja, el cual era desviado por la construcción de una hidroeléctrica.

Esta importante fuente de agua natural, servía como represa ilegal por parte de propietarios de la finca bananera Las Vegas.

Los vecinos de las comunidades aledañas se reunieron y con palas y piochas liberaron el río, cosa que provocó que nuevamente el agua llegara al manglar, donde viven distintas especies que peligraban por extinción.