La Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) lamentó la situación registrada en el municipio de Patutul, Suchitepéquez; donde se capturó, linchó y vapuleó a José Ángel Pérez Ramírez, de 21 años, supuesto extorsionista por parte de la población. A la vez, indicó que ese tipo de “justicia” se debe a la ingobernabilidad que hay en algunos lugares.

Francisco García, auxiliar de la PDH, indicó que una de las causas de acciones es por la ausencia de la Policía Nacional Civil, ya que en abril hubo otro linchamiento, debido a que la misma población quemó la subestación y una autopatrulla.

Lamentamos que parte de la población tome ese tipo de medidas, no podemos permitir que la gente tome la ley por sus manos. Debemos actuar civilizadamente y no podemos violando los derechos de las otras personas”, agregó García.

El intermediador no descarta que hayan líderes que fomenten ese ambiente para que no haya autoridad en el lugar, por lo que se debe volver a que el Estado tome el control en varios lugares donde se registran esos hechos.

Ruth Del Valle, también de la PDH, explicó que se trabaja en la educación de los derechos humanos, que es uno de los mandatos constitucionales, donde se enseña que la resolución de conflictos es el diálogo, no la violencia y que esas formas convierten en criminales a más personas, ya que el crimen organizado reacciona de otras maneras.

Que los de Derechos Humanos defendemos a los delincuentes no es cierto, que   solo los delincuentes tienen derechos humanos, a lo que nos referimos es que las personas no pueden convertirse en criminal pretendiendo castigar a un supuesto delincuente, porque para eso vivimos en un estado de derecho”, puntualizó Del Valle.