Luego de la visita que hizo a la zona de adyacencia con Belice, el Procurador de los Derechos Humanos (PDH) Jorge de León Duque dijo que la población guatemalteca en ese lugar “está en el abandono sin lo mínimo para vivir dignamente”.

De León Duque estuvo en ese lugar para indagar acerca del caso del niño guatemalteco, Julio Alvarado, de 13 años de edad, quien murió tras ser baleado por soldados beliceños.

Belice sostiene que fue en defensa propia, pero Guatemala no acepta la versión.

El PDH resaltó las acciones que se esperan de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que ha ofrecido realizar una investigación criminológica del caso, y no limitarse a recibir el informe de Guatemala y Belice, como ha ocurrido en otras ocasiones.

De León Duque en entrevista en A Primera Hora de Emisoras Unidas que aunque no pudo llegar a la zona donde murió el niño, sabe que el ambiente es tenso en el lugar.

“Van 10 muertes de guatemaltecos y nada a pasado” dijo el Procurador al recordar los casos registrados en los últimos años.