El Partido Libertador Progresista (PLP), a pesar de que está en la mira del Tribunal Supremo Electoral (TSE) por la supuesta falsificación de 12 mil firmas en su listado de afiliación, es ambicioso y no solo se conforma con buscar que Zury Ríos sea su candidata presidencial, sino que ahora le apunta a que el exmandatario Alfonso Portillo sea su candidato a diputado o a la alcaldía capitalina.

Durante una protesta que la agrupación realizó en las afueras de la sede de la institución electoral para desmentir que hayan presentado firmas anómalas, los dirigentes le han hecho la invitación a Portillo, quién regresa el miércoles al país después de estar preso durante varios meses en Estados Unidos, para que se una a su proyecto.

Más de 300 personas llegaron desde temprano para afirmar que “están vivos”. “Leopoldo Guerra miente, no hemos falsificado firmas”, se leía en algunas de las pancartas. De acuerdo con los manifestantes, las incorporaciones son legales y auténticas.

La semana pasada Leopoldo Guerra, director interino de Organizaciones Políticas del TSE, denunció que al cotejar datos de los afiliados no concuerdan, por lo que se interpondrá una acción legal en el MP.