Este viernes, el presidente Otto Pérez se pronunció sobre las capturas por defraudación aduanera y contrabando, que se efectuaron ayer.

Acompañado del ministro de Gobernación, Mauricio López, el mandatario afirmó que dos meses después de la intervención operativa de las aduanas, sostuvo una reunión con el jefe de la CICIG, Iván Velásquez, en donde se abordó el tema de una investigación por defraudación aduanera.

"Fue una solicitud del Ejecutivo a la CICIG para investigar la mafia que impulsó la defraudación aduanera", aseveró Pérez, quien no descarta que salgan más personas involucradas.

El funcionario le agradeció a la CICIG, al MP y al Ministerio de Gobernación por la labor y aseguró que "trabajarán apegados a la ley".

El mandatario explicó que en ningún momento el secretario de la vicepresidenta Roxana Baldetti, Juan Carlos Monzón, lo influyó para designar a Omar Franco como jefe se la SAT, y anunció la destitución de Monzón del cargo como secretario privado de la Vicepresidencia, quien se cree estuvo en Corea del Sur, junto a Baldetti.

Por último, el mandatario dijo que no quiere vincular este caso con su decisión sobre la continuidad de la CICIG.