Otto Pérez se entregó ante la judicatura que emitió una orden de captura sindicado de ser uno de los cabecillas de la red de contrabando aduanero denominada La Línea.

Vistiendo saco y corbata, el exmandatario llegó a Tribunales a las 9 horas. Era escoltado por decenas de guardaespaldas y policías.

Su defensor César Calderon lo acompaña. Pérez renunció a su cargo como presidnete por su vinculación al caso de defraudación en la SAT.

El juez de Mayor Riesgo B, Miguel Gálvez iniciará la audiencia en la que se le hará saber el motivo de la orden de captura.

Pérez, junto con Roxana Baldetti, es acusado de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera.

Durante la llegada al nivel 14 de Tribunales no pudo decir algo por si renuncia.