En busca de las reformas

El presidente Otto Pérez se reunió con el jefe de la CICIG, Iván Velásquez; el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Josué Baquiax; y la fiscal general, Thelma Aldana, para discutir reformas al sector de justicia.

“Las modificaciones podrían enfocarse en las leyes de Organismo Judicial y la del Consejo de la Carrera Judicial”, explicó Baquiax. “Vamos a dedicarnos de inmediato a este tema”, añadió el director de la CICIG. El gobernante agregó que se espera que en el corto plazo se le presenten las propuestas al Congreso.

La instancia para la modernización del sector de justicia (MP, CSJ, Inacif, Gobernación y el IDPP) viajará el 2 de junio a Nueva York para discutir en la ONU la prórroga de la CICIG.

López Bonilla, el ministro más cercano a Pérez, “su mano derecha”, como lo han calificado los expertos, no forma parte más de este gobierno y sale en medio de la crisis por la que atraviesa el país, debido a los casos de corrupción que alcanzaron a la SAT y al IGSS.

“El ministro me dijo que estaba en la disposición de no quedarse atrincherado y salir, dar la cara y enfrentar cualquier situación que se estuviera dando”, explicó el gobernante, en relación con los señalamientos de posible corrupción en contratos del Ministerio de Gobernación.

A la salida de López, quien fue jefe de la campaña del Partido Patriota (PP) en 2011 y principal impulsor de la “mano dura”, se suman la de Michelle Martínez Kelly, de Ambiente, y de Edwin Rodas, quien hace menos de una semana fue juramentado como titular de Energía y Minas.

“Además, les confirmo que decidí apartar del cargo al viceministro de Seguridad, Eddy Juárez, y también deja su puesto Ulises Anzueto en la Secretaría de Inteligencia Estratégica (SIE)”, explicó el gobernante.

“En cuanto a la dimisión de Martínez, también se debe por la polémica que se generó por un contrato”, enfatizó. A pesar de que son de conocimiento público los señalamientos en el caso de la “fórmula” en el lago de Amatilán, evitó mencionar el caso.

“Mi salida es un acto de buena fe para transparentar el país. Me vieron como la mano derecha de Pérez, pero no estamos atrincherados”, afirmó el exjefe de la cartera del Interior.
“Si alguien tiene dudas, las explicamos, nosotros hemos cumplido con lo que pide la ley y la Contraloría ha fiscalizado”, agregó.

Estos cambios se dan casi 15 días después de la dimisión de Roxana Baldetti como vicepresidenta, luego de que Juan Carlos Monzón, su exsecretario privado, haya sido vinculado con la estructura de defraudación aduanera en la SAT. Una semana después dejó su puesto Erick Archila al frente de Energía y Minas.

A pesar de los cambios la cúpula del Ejecutivo, Pérez aclaró que “no está solo”. “No se está desmoronando este gabinete, eso es falso. Ninguno de los ministros me manifestó que quería irse. Yo tomé la decisión”, expuso, al ser consultado sobre si su gobierno se debilita.
El comité ejecutivo del PP se “solidarizó” y demostró que Pérez no “está solo”.

“Respaldamos todas las decisiones del mandatario, porque busca recuperar la institucionalidad. El PP se solidariza con él”, afirmó el candidato vicepresidencial de esa agrupación, Valentín Gramajo.
Para este fin de semana se ha convocado a un plantón en la Plaza de la Constitución para pedir la renuncia del gobernante.