Después de los ataques en Suchitepéquez en los que tres periodistas murieron, el presidente Otto Pérez pidió que se respete la libertad de expresión.

El mensaje que le mando a alguna autoridad local, si es que hubiera algún involucrado, es que si tratan de acallar a un periodista lo que tienen que hacer es enfrentarlo, dar declaraciones, ponerles pruebas y darles argumentos suficientes si es que alguna publicación no les gustó”, afirmó Pérez.

El gobernante enfatizó en que ese tipo de medidas son salvajes y criminales. “Debe ser castigado con todo el peso de la ley”, agregó.

En relación con las amenazas a los fiscales de ese departamento, explicó que toman las medidas para protegerlos.