Cinco organizaciones de justicia y de derechos humanos de América manifestaron su "preocupación" por las "medidas dilatorias" que llevaron a la suspensión el lunes pasado del nuevo juicio contra el exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio.

Las organizaciones Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y la Fundación para el Debido Proceso (DPLF) rechazaron en un comunicado de prensa "las repetidas dilataciones y otros intentos de interferir con la administración de justicia en este proceso" por parte de la defensa del exmilitar.

La nota de prensa, firmada también por Guatemalan Human Rights Commission (GHRC) y la Plataforma Internacional contra la Impunidad, considera "repudiable" e "inconsistente con la ley" la recusación de una jueza "en base a una tesis" académica.

La audiencia contra los acusados fue aplazada el pasado lunes después de que el Tribunal B de Mayor Riesgo de Guatemala aceptara la petición de la defensa del exmilitar, de 88 años, de recusar a la jueza que preside el proceso.

La elección de los nuevos jueces, así como la nueva fecha de inicio del juicio, estará a cargo de una cámara penal del Organismo Judicial guatemalteco.

"La recusación solo puede interpretarse como una nueva medida dilatoria por parte de la defensa para entorpecer el proceso y asegurar que no se dé inicio a un nuevo debate", afirmó la asesora principal de WOLA, Jo-Marie Burt, quien estuvo presente en la audiencia del lunes.