El exministro de Gobernación, Carlos Menocal, y el también ex jefe de la cartera del Interior, Rodolfo Mendoza, coincidieron en opinar que la aplicación de la pena de muerte no evita que se sigan cometiendo asesinatos en Guatemala.

Sus declaraciones se dieron en el programa A Primera Hora de Emisoras Unidas.

Para Mendoza la problemática que lleva a una persona a cometer un asesinato es profunda y requiere ser tratada de manera integral. Acerca de las pandillas, consideró que es un tema que ha rebasado a la seguridad en el país y agregó que las extorsiones son el flagelo que más afecta a los guatemaltecos.

Menocal dijo que la pena de muerte no es disuasiva. Argumentó que mientras existan condiciones de inequidad, marginación y exclusión, aunque se aplique el máximo castigo, aumentarán los perfiles de jóvenes desatendidos que son atraídos por las pandillas para transformarlos en criminales.

A su criterio, es importante que el Presidente de la República brinde una apoyo claro a las autoridades del Ministerio de Gobernación. Mendoza opinó que no hay un “Superman” que resuelva la problemática de seguridad, sino que es el pueblo el que tiene que unirse así como lo hizo contra la corrupción, al grado de sacar a un gobierno, manifestó.