“Se debe analizar a profundidad el informe y definir políticas prudentes”,  Valerie Julliand, coordinadora residente de la ONU en Guatemala

“Redoblar el trabajo social”
Análisis de Renzo Rosal, politólogo

El informe sobre los Objetivos del Milenio muestra la precariedad de las políticas públicas, ya que en la última década se aumentaron las acciones para reducir la pobreza y trabajar en seguridad alimentaria; los efectos han ido en retroceso. El nuevo gobierno deberá tener una visión estratégica para actualizar al país en el déficit social y reducir la asimetría.
 

La coordinadora de la Organización de Naciones Unidas (ONU) ve un retroceso en el país.

Aunque hace 15 años Guatemala se comprometió a cumplir los Objetivos del Milenio que propuso la ONU, la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplán) entregó ayer los resultados, los cuales muestran que el país no logró reducir los índices en ocho factores.

Ekaterina Parrilla, titular de Segeplán, mencionó que de los 66 indicadores que tenían una meta cuantificable, solo se cumplió con seis.  Entre los objetivos donde hubo un retroceso es en la vacunación contra el sarampión y la pobreza y pobreza extrema.

Mientras que los avances son en desnutrición global, mortalidad infantil, paridad en la educación para diversificado y universidad, datos sobre salud maternal.

La coordinadora residente de la ONU en Guatemala, Valerie Julliand, enfatizó que las causas por las que el país retrocedió son por los esquemas de poder, que perpetúan en la desigualdad, principalmente por la exclusión de género y en grupos étnicos, ya que la pobreza en general aumentó en zonas indígenas.

“No hay que parar de actuar, se debe tomar políticas para luchar contra la discriminación y darle prioridad a los pueblos indígenas. La debilidad institucional y la falta de recursos son causas de este retroceso”, agregó Julliand.