1. No utilizar conexiones Wi-Fi de dudosa confiabilidad: Recuerde que las redes Wi-Fi públicas, sean libres o protegidas por contraseña, pueden ser interceptadas.
 

2. No utilizar dispositivos de uso público: En los casos de transacciones online, es recomendable el uso de equipos de total confianza, a fin de estar seguros de que no estén infectados con códigos maliciosos que pudieran robar información sensible sobre su cuenta o tarjetas.
 

3. Comprar a través de servicios de e-Commerce con una reputación conocida o recomendada: Para evitar ser estafado al realizar una compra o ser víctima de un robo de datos bancarios, es recomendable realizar las compras a través de sitios recomendados.
 

4. Actualizar su sistema y aplicaciones: Mantenerlas actualizadas le permitirá estar protegido de las amenazas que utilizan vulnerabilidades ya corregidas por los proveedores de los mismos.
 

5. Evitar enlaces en los correos electrónicos: Dado que en muchas ocasiones los cibercriminales utilizan técnicas de ingeniería social a través de correo para atraer a sus víctimas y así poder hurtar sus datos bancarios, se debe evitar hacer clic en los enlaces que se reciben por esta vía. Para ingresar a los sitios donde se presentan las ofertas, se recomienda escribir la dirección de la página web en el navegador.
 

6. Verificar la seguridad del e-Commerce: Es indispensable verificar que el sitio en el que se encuentra navegando envíe los datos de manera cifrada, es decir, que opere bajo el protocolo HTTPS en lugar de HTTP. Puede chequear esto en la barra de direcciones, delante de la URL del sitio.
 

7. Revisar el movimiento de las tarjetas de crédito y débito utilizadas: Al emplear estos medios de pago, es recomendable chequear los movimientos en las mismas una vez finalizada la transacción para comprobar que todo ha ocurrido según lo esperado.
 

8. Utilizar herramientas antivirus para detectar y bloquear amenazas: Además de implementar buenas prácticas, es recomendable utilizar una solución de seguridad proactiva que mantenga al equipo protegido contra amenazas informáticas, incluso desconocidas.