El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó el 2 de febrero ante el Congreso su proyecto de presupuesto para el ejercicio fiscal 2016. En la solicitud incluyó US$1 mil millones para Centroamérica.

Los países del triángulo norte acaparan la mayor cantidad de recursos, debido al plan de la Alianza para la Prosperidad, cuyo objetivo es frenar la migración, entre otros problemas sociales.

Según el documento que recientemente publicó el CRS, basado en datos del Departamento de Estado, la nación que obtendría más recursos es Guatemala con US$220.6 millones. Luego están Honduras con US$163 millones y El Salvador con US$119.2 millones. De aprobarse los fondos, el país recibiría el triple de 2014 (US$65 millones).

Para las demás naciones (Belice, Nicaragua, Costa Rica y Panamá) se proyectan US$24.1 millones.
El resto de los US$1 mil millones serán distribuidos por medio de las diferentes instancias de cooperación que esa nación impulsa. El Buró del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental serán destinados US$413.6 millones (entre CASRSI y otros programas). Para USAID se detinarán US$64.9 millones.

En el informe se detalla que la mayor parte de esos recursos serán otorgados para el triángulo norte, pero no se especifíca cuánto será para cada país.  

La relación bilateral de Guatemala y Estados Unidos es de largo plazo y, a pesar de cualquier coyuntura, los programas que esa nación impulsa no se ven afectados.  El país es un socio importante”, afirmó Julio Ligorría, embajador de Guatemala en  Washington.

Añadió que por ahora ha mantenido reuniones con los congresistas y senadores de ambos partidos, con el propósito de lograr que se apruebe el presupuesto que Obama ha solicitado para el Istmo.

Siendo realistas no creo que les den luz verde a los US$1 mil milones, creo que se aprobará un poco menos, pero es importante porque se recibirá un aporte mayor al de años atrás. Tenemos que recordar que el plan de la  prosperidad del triángulo norte es en el largo plazo, de cinco años”, explicó.

Debido al incremento de  la migración de los niños sin acompañante, Joseph Biden, vicepresidente de Estados Unidos, visitó dos veces el año pasado Guatemala.

Luego, los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras sostuvieron, en varias ocasiones, reuniones con Obama, con el propósito de discutir las acciones para frenar este flagelo.

En marzo, los cancilleres de estas tres naciones junto con los representantes del BID le presentaron a Biden el borrador de este programa.

Los cuatro ejes de acción del plan son dinamizar el sector productivo, impulsar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia y lograr el fortalecimiento de las instticiones del Estado. El sector ha apoyado el programa.