A partir de mañana la Dirección General del Sistema Penitenciario decidió implementar controles de visita y entrega de encomienda en la cárcel militar de Mariscal Zavala, lo cual molestó a varios presos que protestaron por dichas medidas.

En dicha prisión se encuentra el expresidente Otto Pérez Molina y otros exministros de su gobierno como Mauricio López Bonilla, Ulises Anzueto y Manuel Ambrosio, señalados de corrupción durante su administración.

Entre las acciones del nuevo protocolo de seguridad, como lo definió el vocero del Sistema Penitenciario, Rudy Esquivel, es la regulación de horarios de visita para diferentes sectores, como el ingreso de personas y vehículos.

Esquivel agregó que algunos reos de los 206 recluidos en esa presión protestaron el sábado por la noche, por lo que mantienen un dispositivo de seguridad para cualquier motín que pueda surgir.

El vocero reconoció que anteriormente había desorden sobre la entrega de encomiendas para los presos, por lo que el director general de Presidios, Nicolás García, ha iniciado el ordenamiento de las cárceles del país.