El presidente del Banco de Guatemala compartió algunos datos sobre la economía nacional que va camino de sobrepasar un crecimiento  de 4%.

•    Buenos pronósticos. El presidente del banco central afirma que debido a las perspectivas de comportamiento favorable en el mercado internacional y la baja en la inflación, el crecimiento económico para este año se calcula entre 3.6% y 4.2%, es una décima de crecimiento por encima al observado el año pasado.

•   Consumo y ventas. Se refleja la evolución positiva que han tenido indicadores de corto plazo como el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE), que muestra un dinamismo arriba de 4%, igual que el consumo privado y las exportaciones muestran un crecimiento.

•    ¿Impacto de la crisis política? Aunque los reclamos de la población ante los casos de corrupción podrían impactar en las variables como en el aumento de los precios, en Guatemala no se observaría una repercusión porque, aunque se observó una pérdida en el Índice de Confianza del Consumidor, este aún se mantiene arriba del 50%. Sin embargo, muchas veces ciertas coyunturas son aprovechadas para intentar desestabilizar otros sectores de la economía.

El panorama fiscal continuará siendo vulnerable hasta que no exista una reforma fiscal fundamental, en la cual no se puedan derogar los impuestos aprobados para así lograr incrementar la carga tributaria.

¿Apoya una reforma fiscal, pues es uno de los aspectos que resaltan y piden organismos internacionales?

El Fondo Monetario Internacional lo ha dicho siempre, que es necesaria una reforma fiscal para poder atender las necesidades en salud y educación, que son aspectos para aumentar el crecimiento económico en el largo plazo y para atraer inversiones. Además, las mismas calificadoras han dicho que la recaudación es baja, por lo que cómo no voy a estar de acuerdo si es necesaria una revisión del sistema tributario si lo que se hace no rinde lo suficiente para alcanzar los objetivos de la población.

¿Qué aspectos debería de contener esa reforma tributaria?

Hay que entender las deficiencias, que el sistema impositivo no genere los recursos necesarios, por lo que se deben revisar temas como base tributaria, tasas impositivas o composición de impuestos. Hemos visto que cada gobierno intenta una reforma pero no prospera, porque se derogan impuestos, las propuestas en el Congreso son modificadas y se obtiene una ley que no sirve para nada. También debe haber mayor involucramiento de la sociedad para exigir mayor eficiencia en la rendición de cuentas, como se ejecuta el gasto y seguir los procesos para buscar fortalecer los mecanismos de fiscalización.

¿Cómo terminará este año la deuda pública en relación con los ingresos fiscales?

Cuando se habla de deuda se asocia con otras variables, pero hay que hacer análisis objetivos. La deuda en comparación con el Producto Interno Bruto (PIB) es de 25%, y cuyo techo calculado por organismos multilaterales es de 40%, lo cual sirve como alertas para determinar si el país entra en vulnerabilidad para el manejo de la deuda. Por lo que el país está alejado de los indicadores de ingresos tributarios que el límite es de 250%, en relación con el PIB, pues los créditos se negocian para varios años.

¿Tendrá una repercusión la crisis política en la calificación de riesgo?

Recordemos que la mesa técnica de riesgo tiene como propósito trabajar para construir los cambios que fortalezcan los mecanismos que sirven para determinar la calificación de riesgo país de mediano y largo plazo, no temas de coyuntura. Entre los factores que señalan las calificadoras son la carga tributaria, por lo que se deben conocer las perspectivas del Ministerio de Finanzas. A la vez, se abordan temas que afectan la producción en el mediano plazo.

¿Existe alguna medida administrativa contra algún banco?

Los indicadores bancarios son considerados saludables, pues la posición de capital que presentan las entidades financieras sobrepasa lo que establece la ley. Se escuchan rumores que afectan la confianza, pero a las personas se les olvida que existe el delito de pánico financiero, por lo que la institución afectada podrá demandar a las personas que promueven esos rumores. Ni la Superintendencia de Bancos ni la Junta Monetaria tienen un proceso de intervención, podemos afirmar que no existe ninguna institución en este momento sujeta a un proceso de esa naturaleza.

¿Continúa Guatemala en algún listado gris de la OCDE?

Desde la perspectiva de la recaudación, algunos señalan que a través de la aprobación del secreto bancario se podrían tener cruces de información y determinar si se tributa como corresponde o se tienen ingresos que no son reflejados en las declaraciones.