A tan pocos días de la celebración de las fiestas patrias, el civismo y entusiasmo ya se viven con los ensayos de las bandas escolares en la ciudad capital. Sin embargo, en el interior del país la realidad es otra.

Contrario a los elegantes trajes de gala, los cromados y ajustados instrumentos musicales de todo tipo que utilizan los estudiantes de varios centros educativos, un grupo de niños de la aldea Campur, Alta Verapaz, ha conmovido con un inusual desfile en el que sus integrantes lucen una humilde vestimenta, marchan con botas de hule, y utilizan botes y cubetas en lugar de redoblantes y tambores.

A pesar de sus escasos recursos económicos, muestran que su mayor riqueza es el amor por su patria. Poco les importó desfilar sin público o frente a altas autoridades del Gobierno, su escenario estuvo rodeado por las verdes montañas y el cielo gris que embellecen el lugar.

Las compañías y pelotones que acompañan a los magnos desfiles capitalinos, fueron suplantados aquí, por un grupo de niñas indígenas que ondeaban banderines de colores con mucho entusiasmo y bailando sobre la carretera.

Las imágenes fueron compartidas por el usuario Giovanni Chavez Cosio, quien acompañó su video con un mensaje en Facebook: "Con lágrimas en los ojos de la emoción al ver esto solo puedo decir que me siento Sumamente #Orgulloso de la gente que hace de este país un lugar mejor".