Una mujer compró un mono saraguate (Alouatta palliata) de unos tres meses en el mercado para entregarlo voluntariamente al Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP). 

La señora le compró el animal, que se encuentra en el listado de especies amenazadas, a una persona que vendía verduras por Q100, en Izabal. 

La mujer se acercó a la sede de CONAP para querer registrar al mono, pero se le explicó que lo mejor era devolverlo a su hábitat.