Esta mañana, fiscales del Ministerio Público en conjunto con la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) realizaron varios allanamientos en los que lograron la captura de 17 personas involucradas en un contrato anómalo en la adjudicación de la compra de tratamientos de dialisis peritoneal con la farmacéutica PISA de Guatemala. 

La Fiscal General, Thelma Aldana, en conferencia de prensa, detalló los delitos por los que son señaladas los detenidos, entre ellos el presidente del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Juan de Dios Rodríguez, y el presidente del Banco de Guatemala, Julio Suárez, ambos sindicados por el delito de fraude. Así como médicos que conformaban la junta directiva del IGSS y trabajadores de la empresa farmacéutica señalada. 

El comisionado Iván Velásquez explicó que por medio de escuchas lograron establecer que los implicados se beneficieron con el 15% o 16% del contrato adjudicado por Q116 millones. Asimismo, agregó que la junta directiva, nombró una junta licitadora con ligeresa y con personal "incapaz" de evaluar los contratos. 

Por este caso, existen dos denuncias penales, explicó Aldana. Ambas interpuestas por el Procurador de los Derechos Humanos, Jorge de León Duque, por la muerte de siete personas, en las que señalan al instituto de previsión social por negligencia y delitos culposos. 

La junta directiva tomó con una "absurda improvisación" la salud de la ciudadanía y puso en riesgo la vida de decenas de pacientes renales, aseveró Velásquez. 

Por este caso, se vinculan al menos 15 muertes de pacientes por "presuntamente no entender cómo usar el tratamiento casero".