El presidente Jimmy Morales ofreció este martes su primer discurso, desde que asumió el cargo el 14 de enero, en una reunión de alto nivel en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Morales fue el primer jefe de Estado que intervino en la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Drogas (UNGASS, en inglés) que se lleva a acabo en Nueva York, Estados Unidos.

Este fue su discurso:


“En esta denominada guerra contra las drogas, países como Guatemala, hemos llevado la peor parte, al sobrellevar la carga injusta de pérdida de vidas humanas”.

"Guatemala ha cumplido con sus obligaciones internacionales, uniéndose a esta lucha, eso a expensas de que nuestros recursos son sumamente limitados y en detrimento de la inversión en salud, educación y desarrollo",

“Por ello, junto a Colombia y México planteamos como una oportunidad histórica esta sesión especial, no solamente para reflexionar de manera crítica la eficacia y los desafíos de la política mundial de drogas, sino para reorientar, mejorar y profundizar la cooperación internacional frente a este problema”.

“Sabemos que los resultados esperados de la política global vigente no han sido los alcanzados...por lo anterior, vale la pena preguntarnos: ¿nuestros recursos son sumamente limitados y nuestras necesidades sociales sumamente grandes, qué debemos priorizar?”.

ONU

Foto:

“Uno de los cambios más importantes que necesita la política de drogas vigente, es que debemos priorizar la reducción de la demanda y dejemos de enfocarnos solamente en reducir la oferta”.

“Deseo destacar tres puntos clave de los avances alcanzados: la reafirmación de que la salud y el bienestar de la humanidad son los objetivos de las convenciones internacionales, el reconocimiento de que se debe poner a las personas y a no a las sustancias en el centro de políticas de drogas y el reconocimiento de que cada país puede decidir soberanamente la política que les resulte más conveniente”.

Nuestro país también iniciará a diversificar la cooperación internacional que recibe en materia de política de drogas hacia importantes áreas como el desarrollo humano sostenible, incluyendo el desarrollo alternativo, así como la atención, el tratamiento y la rehabilitación de consumidores problemáticos, y la prevención del consumo en general”.

“Estoy consciente que este proceso a penas inicia y tengo fe de que el documento de resultados acordados es un primer paso que nos conducirá a una política global en donde los más importante sea el ser humano”.