El presidente Jimmy Morales juramentó en el Palacio Nacional de la Cultura a sus 22 delegados departamentales. “Se dice que el nombramiento de los gobernadores departamentales ha sido tradicionalmente un apetecido botín; sin embargo, en esta ocasión las cosas fueron hechas de una manera distinta, ninguno de ustedes pagó un centavo, y por lo mismo ninguno puede cobrar un centavo por favores o peticiones políticas”, expresó el gobernante durante su discurso.

Además, defendió el nombramiento de estas personas, luego de algunos señalamientos de que algunos han sido contratistas, allegados al FCN-Nación o cercanos de funcionarios. “No hay un condicionamiento”, expuso.