El ministro de Salud, Luis Enrique Monterroso, anunció que a partir de ahora todos los directores de hospitales y jefes de áreas de salud será evaluados por medio de un ranquin en el que se tomará en cuenta la cantidad de emergencias, el número de niños atendidos, los egresos y el buen desempeño de los recursos financieros.

Monterroso anunció que como parte de las mediciones que han realizado se tomó la decisión de destituir a seis directores de hospitales y a cuatro jefes de áreas de salud. 

“En su desempeño no han demostrado que estén comprometidos con la línea de trabajo. Han sido criterios técnicos los que se han tomado en cuenta para apartarlos de sus puestos”, afirmó el funcionario.

Monterroso no reveló los nombres ni la fecha en que se hará efectiva la destitución. “La próxima semana daremos a conocer más detalles, pero los casos son en varios departamentos y se evalúa a una persona en la capital”, añadió.