Oscar Medinilla, ministro de Ambiente, explicó este martes la situación por contaminación del río La Pasión.

Según el funcionario, dos de las tres empresas que operan en el lugar tienen problemas con sus estudios de evaluación ambiental. Por lo que se solicitó a un juez competente el cierre temporal de la empresa REPSA para evaluar el sistema de lagunas de oxidación en sus plantas de tratamiento.
 
Además, la cartera busca apoyo de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos para elaborar una ruta para restaurar el ecosistema del mencionado río. 
 
Se espera que en una semana estén listos los informes para determinar qué sustancia se vertió en el río.
 
El ministro aseguró que podrían imponerse sanciones de hasta Q100 mil por la contaminación que dejó cientos de peces muertos y decenas de afectados en el lugar. 
 
Medinilla aclara que aún no se confirma si la Palma Africana es la que causó el problema.