La ministra de Comunicaciones, Sherry Ordónez, confirmó que continuará en esa dependencia, a pesar de que enfrenta un proceso económico activo con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) por exceso en acreditamiento del Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto Sobre la Renta, como también por haber sido contratista del Estado.