El infectólogo del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) Gustavo Adolfo Castillo Rojas se entregó el lunes luego de estar prófugo desde octubre de 2015 por su implicación en el caso Negociantes de la salud.

El médico era el único prófugo y estaba señalado de asociación ilícita y cohecho pasivo. La Fiscalía informó que recetaba dos medicinas a los pacientes para beneficiar a la estructura criminal que dirigía el empresario Gustavo Alejos.

En el Juzgado Sexto Penal, a cargo de Silvia de León, se realizó la audiencia de primera declaración.

El ente investigador lo señaló de favorecer a la estructura al “mover códigos”, que significaba promover el consumo.