El jefe de la emergencia del Hospital General San Juan de Dios, Napoleón Méndez, relató en el programa A Primera Hora de Emisoras Unidas el caso de un paciente del interior del país que llegó con una fractura de columna, quien falleció 36 días después de haber sido internado porque en todo el proceso hicieron falta de recursos para atenderlo.

Méndez explicó que si ese paciente hubiera sido tratado en un hospital privado en 48 horas se le habría dado de alta con el tratamiento debido.

Emisoras Unidas

Foto:

El médico explicó que el primer problema con el que se enfrentó el hospital para atender al paciente es que no cuenta con el equipo para hacer una resonancia magnética. El examen tiene un costo de Q800 y a la familia le tomó cinco días reunir el dinero.

Durante el proceso hubo problemas con los cilindros de oxígeno, recordó Méndez. Cuando ya se tenía el diagnóstico se estableció que necesitan un instrumental valorado en más de Q10 mil. Como esos insumos no los provee el hospital, la familia acudió a una institución donde logró el apoyo, pero 16 días después.

En los días siguientes hubo contratiempos para llevarlo a cirugía y al cabo de 36 días de estar en el hospital el paciente falleció, contó el médico.

Méndez dijo que ellos no dejarán de atender en la emergencia del Hospital San Juan de Dios, pero indicó que con la crisis hospitalaria se llegará a un momento en que a los pacientes solo se les darán “abrazos” porque no hay medicinas para atenderlos. Eso ya ocurre con algunas personas que son atendidas porque se han agotado algunos fármacos, incluso los de segunda y tercera línea, indicó.

El coordinador de hospital del Ministerio de Salud, Francisco Theissen, aseguró que el gobierno hace todo el esfuerzo para abastecer los hospitales. Aseguró que se logrará cumplir con la asignación cuatrimestral, no solo para pagar deudas con proveedores, sino también para comprar los insumos necesarios.

Emisoras Unidas

Foto:

Theissen explicó también que aunque se tuvieran los recursos, al menos el 30 por ciento de insumos no se pondrían comprar porque los proveedores no los tienen en existencia, y han explicado que es por la deuda que tienen con ellos. A su criterio, el presupuesto del Ministerio de Salud debería estar entre los Q15 mil millones a Q20 mil millones.

Citó como ejemplo de soluciones una donación de Q4 millones que hará al República de China-Taiwán al Hospital de Amatitlán, con el que se garantizarán medicamentos, materiales quirúrgicos y de laboratorio, pero también que sean trasladados menos pacientes a nosocomios de referencia como el San Juan de Dios, explicó.

Aseguró que al menos el 50 por ciento de lo que recuperó el Estado con el pago de impuestos y multas de parte de Aceros de Guatemala se destinará a Salud.

La analista Karin Slowing consideró que la crisis es por falta de recursos pero también por una mala gestión administrativa del ministerio.

Emisoras Unidas

Foto:

Slowing explicó que hay ciertas dificultados, como el hecho de que el ministerio recae en hace compras directas, pero deja los asuntos a la discrecionalidad.