El marchista Luis Ángel Sánchez Pérez ha acudido a la Torre de Tribunales en donde se desarrolla la audiencia por un caso de homicidio en grado de tentativa.

Este caso me dejó fuera de los Juegos Olímpicos”, mencionó el atleta al llegar al Juzgado Sexto Penal, donde se realiza la audiencia por haber sido vinculado a un enfrentamiento entre supuestos pandilleros el 5 de abril de 2016.

Silvia de León, titular del Juzgado Sexto Penal, desestimó el caso y benefició así al atleta olímpico, aunque, es tarde porque ha quedado fuera de la competencia.

El caso

Cortesía

Foto:

Esa noche, el marchista, de 22 años, fue detenido junto con José Eduardo de León, 18 y dos adolescentes de 16 y 17 por una riña entre presuntos delincuentes.

“Los jóvenes con los que me detuvieron son conocidos”, declaró Sánchez en el Juzgado de Turno en la Torre de Tribunales.

El juzgador lo vinculó al proceso penal, lo envió a prisión y ordenó el plazo de hasta tres meses a la Fiscalía para realizar la investigación. Después, el 26 de abril de 2016 recuperó su libertad.

El reporte de la Policía detalla que Sánchez y las otras tres personas portaban dos armas de fuego y una de gas comprimido.

El día de la detención hubo un enfrentamiento entre grupos de supuestos pandilleros.

Cortesía

Foto:

Los socorristas trasladaron a Carlos Humberto García Jesús, 45 al Hospital General San Juan de Dios con una herida de bala en la espalda y otra más en el glúteo derecho.

García estuvo en prisión el año pasado por posesión de droga para la tenencia y consumo, ebriedad, escándalo y portación ilegal de arma blanca.

Había obtenido la marca

El 10 mayo de 2015 en la Copa Panamericana de Marcha, en Arica, Chile, Sánchez logró la marca para representar al país en los Olímpicos de Río de Janeiro, en Brasil este año, en 50 kilómetros.