El Juzgado Sexto de Primera Instancia Penal dejó en libertad al marchista guatemalteco, Luis Ángel Sánchez, de 22 años de edad, aunque sigue ligado a proceso por el incidente armado en el que fue capturado junto a otros jóvenes.

En la noche del 4 de abril Sánchez fue detenido junto a José Eduardo de León, de 18 años, y otros dos menores de edad, luego de un ataque armado ocurrido en la colonia Paraíso 2 y Fátima, de la zona 18.

El marchista estaba clasificado a los Juegos Olímpicos de Río 2016 en 50 kilómetros marcha. Por el momento también está arraigado como parte del proceso penal.

Tras conocerse su captura hubo muestras de solidaridad de otros marchistas.