En la visita a uno de los cuatro municipios donde autorizó los salarios diferenciados, el presidente Alejandro Maldonado, volvió a defender esa decisión, que según él fue una petición de los alcaldes, y a la vez, mencionó que hay empresas interesas por invertir en los lugares.

El mandatario resaltó que hay compañías han explorar el área, ya que geográficamente les interesa por la distancia que hay entre los puertos Santo Tomás y Quetzal, para exportar la mercadería vía marítima.

"Tengo entendido que han venido a conocer la capacidad de la población que cuenta con la calidad suficiente para ser operarios, pues pueden ser adiestrados para manejar maquinaria modera, espero que tengan confianza en invertir acá”, agregó Maldonado.

Por aparte, el gobernante minimizó la opinión Alberto Brunori, comisionado de los Derechos Humanos de la ONU, e indicó que arriba de él está Edmond Mulet, y aseguró que comparte su criterio para crear fuentes de trabajo.

“Si hay gente que objeta, lo siento no soy un presidente unánime, porque Guatemala es plural y tiene toda clase de tendencia ideológica y económica, lo que hago es interpretar lo que leí de la sentencia de la Corte y lo ajuste a ese criterio”, puntualizó el presidente.