Las familias guatemaltecas se dieron cita en distintos puntos de la ciudad desde horas de la tarde para ser testigos, una vez más, de las tradicionales Luces Campero.

Chicos y adultos abarrotaron las banquetas a los alrededores del Campo de Marte para poder ver a la distancia tan esperado espectáculo.

Las zonas 4, 5, 9, 10, 15 y Carretera a El Salvador se llenaron de personas que detuvieron sus vehículos para presenciar durante 30 minutos, cómo el cielo se iluminaba con los juegos pirotécnicos.

En el Campo de Marte, la fría noche comenzó con un concierto de Piva, seguido por la participación de los nacionales Juan Pablo y Fiorella. Antes del show de luces, Hancer se encargó de poner a todos a bailar.

Al finalizar, los Contrapúnticos, cerraron el evento con broche de oro.

Esta es la 24 edición de las luces y los organizadores lanzaron la invitación para celebrar, el próximo año, el 25 aniversario de esta tradición navideña.