Empleados de una funeraria han iniciado a trasladar los restos de Moisés Ismaél Locón Yac, el guatemalteco que murió en una explosión e incendio en Nueva York, Estados Unidos, el 23 de marzo.

El féretro arribó al país a la media noche aunque por un descuido se olvidaron los papeles en Miami por lo que las autoridades esperaron hasta el medio día para autorizar el traslado a la aldea Las Canoas Altas, San Andrés Semetabaj, Sololá.

Facebook

Foto:

Los empleados de la funeraria esperaron hasta las 13:00 horas para acomodar el féretro y comenzar el viaje.

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó que, desde que tuvo conocimiento de la desaparición de Locón, proporcionó instrucciones al Consulado General de Guatemala en Nueva York para apoyar con la identicación y luego, el traslado de la víctima.

Oliver de Ros

Foto:

"Moisés siempre nos daba consejos a los hermanos para ahorrar más rápido y para que así pudiéramos regresar”, mencionó Zacarias Locón, uno sus hermanos.

Locón era asistente de camarero en el restaurante japonés Sushi Park del barrio East Village cuando una explosión y un incendio provocados por un escape de gas causaron el derrumbe del edificio.

Moisés Ismael Locón planeaba regresar este año a Guatemala tras haber pasado los últimos siete en Nueva York trabajando de sol a sol para ahorrar dinero.

"Él quería estar con la familia, quería volver. La extrañaba mucho", añadió Zacarías.

El inmigrante trabajaba sin descanso seis días a la semana y cuando estaba libre le gustaba jugar al fútbol o llevar a su sobrino, hijo de su hermano Alfredo, a un parque local de Queens donde vivía, dijo Zacarías.