En el séptimo día de audiencia, de primera declaración, en el caso de la negociación anómala en la Portuaria, el juez Miguel Gálvez le dio la palabra a la defensa. César Calderon, defensor del expresidente Otto Pérez, fue el primero en refutar los señalamientos de la Fiscalía.

Al convocar a una conferencia y proporcionar detalles de una supuesta acusación se puso en riesgo la vida y la honorabilidad de los señalados”, inició su exposición Calderón.

El abogado mencionó que de manera “secreta” se tomó la declaración, en anticipo de prueba del exmilitar Juan Carlos Monzón.

En cuanto al indicio de que Pérez recibió en efectivo US$3 millones en la Casa Presidencial el abogado explicó que “el único indicio es el libro de visitas, no existen fotografías del ingreso de los dólares, no se pudo acreditar que recibió ese dinero”.

Defiende a Baldetti

Fernando Guerra, hijo del difunto abogado constitucionalista Telésforo Guerra, mencionó que señalar a la ex vicepresidenta Roxana Baldetti por asociación ilícita es erróneo porque ya fue ligada por ese delito en el caso de defraudación en las aduanas, en el caso denominado La Línea el año pasado.

La declaración de (Juan Carlos) Monzón no puede ser usada como indicio porque aún se discute la probabilidad de que se cometió un ilícito y se está discutiendo sindicarlo en un proceso penal”, añadió Guerra.

El proceso está viciado”, mencionó Guerra y pidió al juzgador dictar la falta de mérito.

Argumenta por más de tres horas

César González, quien defiende al exsecretario privado de la Presidencia, Gustavo Martínez, inició su argumentación al detallar que la “función administrativa de una estructura estatal no puede formarse como una delictiva”.

El defensor argumentó durante más de tres horas. “El Ministerio Público hizo su acusación sesgada”, añadió.