López Bonilla aseguró que no está de acuerdo con el reciente estudio que realizó el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) sobre extorsiones. “Desafortunadamente nunca me tiran chibola con los estudios previos y cuando me piden una opinión no puedo darla. No nos toman en cuenta”, aseguró el funcionario.

En relación al dato de que siete de cada diez extorsiones son en viviendas, el titular del Interior afirmó que es una cifra aventurada. “De hecho, varias de la conclusiones del documento ya las hemos implementado”, aseguró.

El estudio reveló que de cinco mil 997 denuncias recibidas en el Ministerio Público (MP) este año, el 69.7% ha sido de personas que aducen que el delito ha sucedido en su residencia; 22.9% fue en los negocios y los comercios; y solo 6.4% en el transporte, donde los criminales “cumplen” sus amenazas, como los asesinatos de conductores.

Las extorsiones surgieron en Guatemala a partir de 2005 con 972 casos y el delito se incrementó en 2008 cuando llegó a mil 944; para 2009 se reportaron cinco mil 207.