Una turba abrió un boquete en la estación de la Policía Nacional Civil (PNC) de Livingston, Izabal para sacar por la fuerza al presunto responsable de haber herido de bala a una mujer para luego vapulearlo hasta la muerte y quemarlo.

El incidente ocurrió entre la noche del martes y madrugada del miércoles confirmó el vocero de la policía, Jorge Aguilar.

PNC

Foto:

Tras conocerse el ataque contra la mujer, la policía había logrado la captura, pero eso no dejó satisfechos a los pobladores quienes llegaron a la subestación para exigir que se los entregaran.

Los policías intentaron iniciar el diálogo, pero el grupo de 500 personas prefirió las acciones abriendo un boquete en una de las paredes de la sede policial hasta extraer al sospechoso a quien lincharon.

PNC

Foto:

La amenaza de agresión también se extendió a los 15 policías, pero al final no fueron golpeados, indicó Aguilar.

La turba dejó daños en la subestación y también incendió una moto acuática, según el reporte preliminar de la policía que aún no da el detalle de la persona fallecida ni de la mujer herida.